La vasectomía es la mejor solución para la esterilización

¿Qué es la vasectomía?

La operación de vasectomía es la técnica de esterilización más eficaz y rentable para los hombres, y se asocia con una morbilidad muy baja. En los Estados Unidos más de 500.000 hombres se someten a la vasectomía cada año. La intervención permite evitar que los espermatozoides producidos por los testículos puedan salir del testículo y enriquecer el líquido espermático (semen). Aunque esta técnica anticonceptiva es común y bien aceptada, es costumbre emplear técnicas anti-conceptivas más complicadas, costosas y con resultados lejos de los obtenidos con la vasectomía.

¿Cómo se realiza una operación de vasectomía?

vasectomia_marco_cosentino

La técnica quirúrgica propone, una vez accedido al escroto sin bisturí, aislar el conducto deferente y quitar una parte. Se realiza de forma ambulatoria con anestesia local y sedación si se precisa. Visualmente, el paciente notará una única y pequeña cicatriz a nivel escrotal (inferior a 1 centímetro) y las complicaciones son insignificantes.

El proceso inverso a la vasectomía: Vaso-vasostomía

Es la técnica inversa de la vasectomía y consiste en re-anastomosar los dos extremos de los conductos deferentes separados durante la vasectomía con la ayuda de un microscopio. Se realiza de forma ambulatoria con anestesia local y sedación si se precisa.

Los resultados, recuperación de los espermatozoides en el semen eyaculado, dependen de varios factores preoperatorios y intraoperatorios y llegan alrededor del 70% – 90% en manos expertas.

¿Hay alguna complicación en las operaciones de vasectomía?

Las complicaciones de la vasectomía y de la vaso-vasostomía son de grado mínimo y locales e incluyen la inflamación escrotal, la presencia de hematoma y el dolor escrotal. Son manejables con antiinflamatorios orales, hielo tópico (no en contacto con la piel) y con el uso de un suspensorio escrotal.

La Criopreservación para la conservación del semen antes de la intervención.

criopreservacion marco cosentino

La criopreservación representa una solución eficaz para los pacientes (y las familias) dudosos acerca de la intervención y consiste en entregar una muestra de semen en cualquier laboratorio habilitado para la crioconservación. El semen congelado conserva sus características intactas durante años sin ningún cambio a nivel de calidad.