Tratamiento Médico Hiperplasia Benigna de Próstata

En este apartado te explicamos qué es la Hiperplasia Benigna de Próstata. Aquí te explicamos el tratamiento médico que tiene esta enfermedad prostática.

Hay muchos tratamientos para la Hiperplasia Benigna de Prostata (BPH), el especialista decidirá cuál es el mejor para cada paciente teniendo en cuenta diferentes parámetros.

En general, los principales tratamientos para la HPB son:

  1. El tratamiento médico
  2. La cirugía.

¿Cuál es el Tratamiento médico de la Hiperplasia Benigna de próstata?

Dentro del tratamiento médico tenemos varios métodos:

  1. Bloqueadores Alfa. Son píldoras que relajan los músculos de próstata y la vejiga. Mejoran el flujo de orina y reducen los síntomas de HPB rápidamente. Los efectos secundarios principales de bloqueadores alfa incluyen mareos, aturdimiento, fatiga y retro-eyaculación (el paciente puede ver a un volumen más bajo o ausente de semen al eyacular); están todos relacionados con la utilización de la medicación y el efecto es totalmente reversible al dejar el tratamiento. Está indicado para los hombres con BPH moderada o severa pero con un tamaño “medio” de la próstata (en volumen prostático> 45cc los bloqueadores alfa no funciona bien).
  2. 5-Alfa Reductasa. Los fármacos inhibidores de la 5-alfa reductosa bloquean la conversión de la testosterona en dihidrotestosterona (DHT) reduciendo progresivamente el volumen prostático. Estos medicamentos reducen la necesidad de cirugía y, los efectos secundarios son principalmente sexuales, ya que los pacientes pueden notar disminución de la libido. Los pacientes deben utilizar este medicamento no menos de 3-4 meses seguidos si desean objetivar un cambio en los síntomas y pueden representar la mejor opción para los hombres con próstatas muy grandes.
  3. Terapia de combinación. Utiliza un bloqueador alfa y un inhibidor de la 5-alfa reductasa juntos. Varios estudios han demostrado que la combinación de estas dos clases de medicamentos, en lugar de utilizar sólo una, es más efectiva en reducir los síntomas del tracto urinario inferior, mejorar el flujo urinario y la calidad de vida. Estos trabajan mejor juntos respecto a tomar uno solo de ellos y pueden prevenir el empeoramiento de la HPB. Los hombres con próstatas de gran volumen son buenos candidatos a este tratamiento.

 

La operación de próstata y el tratamiento quirúrgico para la Hiperplasia Benigna de Próstata

operacion de prostata marco cosentinoPara el tratamiento de la hiperplasia se realiza una operación de próstata. Esta operación es un tratamiento quirúrgico minimamente-invasivo. Los hombres con síntomas del tramo urinario inferior de moderados a graves son buenos candidatos para este tratamiento.

Un candidato para este tipo de cirugía para el tratamiento de la próstata puede tener:

  1. Síntomas de moderados a graves (STUI)
  2. Obstrucción del tracto urinario y / o de la vejiga
  3. Piedras
  4. Elevado volumen residual post-miccional
  5. No responder al tratamiento médico.

¿Por qué se utilizan las operaciones con  procedimientos mínimamente invasivos para el tratamiento quirúrgico de la hiperplasia benigna de próstata?

Este tipo de operación de próstata se utilizan para conseguir el alivio de los síntomas del paciente. Son diferentes y, los más seguros conocidos y con mejores resultados son:

  • La Resección Trans-Uretral de la Próstata (RTU-P). La resección trans-uretral de la próstata (RTUP) es la cirugía más común para la HPB y utiliza corriente eléctrica. Una vez que se introduce el instrumento a través de la uretra, una cuchilla especial corta fragmentos de tejido prostático que se empujan en vejiga y luego fuera de ella. Se coloca una sonda vesical a través del pene y el paciente se da de alta a las 48-72 horas después de la cirugía. Este tratamiento tiene buenos resultados (aunque sea “viejo” y haya técnicas mejores y más seguras) y todos los tratamientos actuales son generalmente comparados con él.
  • Vaporización Fotoselectiva con Plasma (PVP). Con la vaporización foto-plasmática de la próstata, al igual que en todas las demás técnicas, el cirujano utiliza un instrumento que pasa a través del pene en la uretra. Un electrodo se mueve a nivel de la superficie de la próstata y envía una corriente eléctrica que vaporiza el tejido prostático. La energía utilizada es “bipolar” y el instrumento permite la formación de una nube de plasma en la superficie de la próstata que permite la vaporización de tejido y sella automáticamente los vasos sanguinos; el sangrado post-operatorio y la absorción de líquidos son efectos secundarios absolutamente raros y el paciente suele estar dados de alta sin sonda ya a las 24-48 horas después de la cirugía. En general este tipo de energía está mejor tolerada que el laser respecto al cual es más sencilla, barata y, sobretodo, más segura en términos de efectos colaterales.
  • La Enucleación Trans-Uretral de la Próstata con Plasma (PEP). Con la enucleación de la próstata con plasma, el cirujano coloca un resectoscopio a través del pene en la uretra y con el instrumento alimentado de energía al plasma se separa el adenoma prostático de la capsula prostática, se empuja en vejiga y allí, con un instrumento especial, se fragmenta y elimina al exterior. Los beneficios son muchos y representados sobretodo de: sangrado y complicaciones mínimas o ausentes (parecidas a la PVP), la posibilidad de evitar una cirugía con incisión abdominal y secuelas importantes. Los mejores candidatos para este tratamiento son hombres con próstata grande que desean evitar la cirugía más invasiva o pacientes con elevados problemas que no pueden ser sometidos a cirugía mayor.