Síntomas de la próstata

¿Qué es la próstata?

La próstata es parte del sistema reproductor masculino, se encuentra debajo de la vejiga y delante del recto y va todo alrededor de un tubo llamado uretra que transporta la orina desde la vejiga a través del pene al exterior; la función principal de la próstata es producir un líquido para enriquecer el semen. Durante la eyaculación el esperma que proviene de los testículos se mueve hacia la uretra y, al mismo tiempo, el líquido de la próstata y las vesículas seminales se mueve también hacia la uretra de forma que el líquido eyaculado, que sale del pene, es una mezcla de los dos.

Próstata y STUI

Los Síntomas del Tramo Urinario Inferior (STUI) se pueden dividir en: almacenamiento, vaciado y posterior a la micción. Están fuertemente asociados con el envejecimiento y la mayoría de los hombres de edad avanzada refiere por lo menos un STUI.

Para algunos individuos los STUI persisten durante períodos de tiempo largos, mientras para otros remiten. Tradicionalmente se han relacionado con la obstrucción de la vejiga, que es causada por el agrandamiento benigno de la próstata pero hay ciertas disfunciones vejigales que también puede causar STUI (hiperactividad del detrusor, hipo-actividad del detrusor, y otras anomalías estructurales o funcionales del tracto urinario). Por fin, existen muchas condiciones no urológicas (neurológicas y otras) que contribuyen en la formación de STUI.

La hiperplasia benigna de próstata (HPB)

prostata_marco-cosentinoUno de las enfermedades de la próstata más común es la hiperplasia benigna de próstata (HPB), que es una condición que se caracteriza por un agrandamiento de la próstata. La próstata pasa por dos períodos de crecimiento principales: el primero se produce en la pubertad y la próstata dobla su tamaño; el segundo comienza alrededor de 25 a 30 años de edad y continúa durante la mayor parte de la vida de un hombre.

A medida que la próstata se agranda, ésta puede apretar progresivamente la uretra mientras la vejiga puede perder progresivamente la capacidad de vaciarse por completo, dejando orina en su interior. El estrechamiento de la uretra y la retención urinaria posterior, que es la incapacidad de vaciar la vejiga completamente, causa la mayoría de los problemas asociados con la hiperplasia prostática benigna. HPB no está relacionada con el cáncer de prostata, no causa cáncer y es común en hombres de edad avanzada. Alrededor del 50% de todos los hombres de entre 50 y 60 años de edad tienen BPH mientras que hasta el 90% de los hombres mayores de 80 años tienen HPB.

 

Cuando se agranda la próstata, puede irritarse la vejiga (que es un músculo “especial”), presentando varios síntomas:

  • Un síntoma común de la HBP es la necesidad de orinar con frecuencia, especialmente por la noche.
  • Sensación de que la vejiga está llena incluso justo después de la micción
  • “no poder esperar” cuando se tiene la sensación de orinar
  • Flujo de orina débil
  • Goteo de orina al final de la micción
  • La necesidad de detener y comenzar a orinar varias veces
  • Problemas para comenzar a orinar
  • Necesidad de empujar o hacer esfuerzo para orinar
  • La imposibilidad de orinar (que representa una emergencia).

En la mayoría de los hombres, la HPB empeora con la edad. Puede conducir a daño de la vejiga, infección, formación de cálculos, trastornos funcionales de la vejiga y incluso puede causar daño renal. En la mayoría de condiciones, BPH debe ser tratada.

Causas de la hiperplasia benigna de próstata

La causa de la hiperplasia benigna de próstata no está clara. Algunos Autores creen que están involucrados factores relacionados con el envejecimiento y con los testículos como causantes la hiperplasia benigna de próstata.

Con la edad, la cantidad total de testosterona circulante en sangre disminuye (la testosterona es una hormona masculina), lo que deja una mayor proporción de estrógeno (una hormona femenina). Estudios científicos han sugerido que se puede producir hiperplasia prostática benigna debido a que la mayor proporción de estrógenos dentro de la próstata aumenta la actividad de sustancias que promueven el crecimiento de células próstaticas. Otra teoría se centra en la dihidrotestosterona (DHT), una hormona masculina que juega un papel en el desarrollo y el crecimiento de la próstata, la forma activa de la testosterona. Algunas investigaciones han indicado que incluso con una caída en los niveles de testosterona en sangre, los hombres mayores continúan a producir y acumular altos niveles de DHT en la próstata; esta acumulación de DHT puede estimular las células de la próstata para seguir creciendo.

Los síntomas de la próstata pueden ser tratadas sin importancia de la edad del paciente.