Incontinencia de Orina. Causas y tratamiento

¿Que es la incontinencia de orina?

La incontinencia de orina se define, segun la International Continence Society, como la “Pérdida involuntaria de orina que puede ser demostrada objetivamente y que es un problema social o higiénico para el paciente”.

La incontinencia de orina se divide en dos grandes familias:

  1. La incontinencia de urgencia: Es la perdida involuntaria de orina debida a una contracción involuntaria de la vejiga (la vejiga es un músculo “especial”)
  2. La incontinenca de esfuerzo. Es la pérdida del sistema que se ocupa de la contención de orina de modo que, cuando aumenta la presión abdominal (estrés) por diferentes causas (tos, estornudos, deporte, etc) se manifiesta el escape. La incontinència de estress no tiene nada que ver con el estress psicologico y, las dos, son mas frecuentes en mujeres respecto a los hombres.

Causas y síntomas de la incontinencia de orina.

marco-cosentino-incontinencia-mujer

Cuando una persona tiene incontinencia de esfuerzo, puede experimentar pérdida de orina al: toser, estornudar, reír, ponerse de pie, levantar algo pesado, hacer ejercicio, durante las relaciones sexuales, etc. Mientras, en caso de incontinencia de urgencia, las personas refieren un deseo incontrolable de orinar, una improvisa gana de orinar que no permite aguantar lo suficiente para ir al lavabo y provoca así la perdida involuntaria de orina.

La incontinencia por estrés se produce cuando se debilitan los músculos y otros tejidos que sostienen la vejiga (músculos del suelo pelviano) o los músculos que regulan la liberación de orina (esfínter urinario) o cuando ocurren las dos cosas. Cuando esos músculos pierden parte de su función, cualquier cosa que aumente la presión a nivel abdominal o pelviana, como estornudos, agacharse, levantar etc, puede ejercer presión sobre la vejiga y causar pérdidas de orina.

La incontinencia de urgencia, al contrario, no tiene nada que ver con ésto y es debida a una alteración de la funcionalidad de este músculo especial que se llama vejiga o detrusor.  Esta alteración puede ser debida a diferentes causas (desconocidas, neurológicas, traumas, diabetes, etc) este músculo empieza a contraerse cuando no debe, la contracción causa la sensación de orinar y la pérdida de orina es una consecuencia.

Existen también otros cuadros clínicos y otros tipos de incontinencias de orina menos frecuentes.

Diagnóstico y tratamiento de la incontinencia urinaria

incontinencia-urinaria-marco-cosentinoEl diagnóstico de la incontinencia de orina es la recolección de una atenta historia clínica y exploración física. Se este modo podemos confirmar si hay incontinencia y en caso afirmativo el tipo de incontinencia que se padece; muchos son los factores que tienen que ser valorados antes de decidir el tratamiento. Una parte importante del diagnostico es el estudio urodinámico que, como enunciado de P. Abrams en 1997, “Es la evaluación funcional del tracto urinario inferior que nos provee una explicación fisiopatológica sobre los síntomas y signos urinarios”.

Las terapias “de comportamiento” pueden ayudar a disminuir o, en algunos casos, a eliminar los episodios de incontinencia de esfuerzo. Los tratamientos recomendados pueden incluir:

  • Ejercicios del suelo pélvico (Kegel): los ejercicios de Kegel sirven para fortalecer los músculos del suelo pélvico y el esfínter urinario. Los resultados dependen de la experiencia del médico o terapeuta y de la regularidad del paciente.
  • Consumo de líquidos y los cambios de estilo de vida: el especialista podría recomendar reducir la cantidad total y el calendario de los líquidos que se consumen durante el día; al mismo tiempo, dejar de fumar, perder el exceso de peso, etc puede ayudar a reducir los síntomas de incontinencia

Tratamiento Médico para la incontinencia de orina: la incontinencia de urgencia se trata con fármacos que se ocupan de reducir las contracciones involuntarias, o la intensidad de las mismas, que son responsables de los episodios de escape de orina. Muchos son los medicamentos a disposición de paciente y profesional para poder manejar este importante problema físico, hay indicaciones e contraindicaciones al tratamiento médico y hay efectos colaterales.

La inyección intra-detrusor de Toxina Botulinica representa una muy buena opción, la única con efectos colaterales casi inexistentes y con los mejores resultados; la inyección se puede realizar en anestesia local y la hospitalización es verdaderamente corta.

Tratamientos quirúrgicos para la incontinencia de orina: Mientras que los tratamientos médicos son básicamente utilizados para la incontinencia de urgencia, las cirugías están indicadas para la incontinencia de esfuerzo y su objetivo es mejorar el cierre del esfínter urinario y para sostener el cuello de la vejiga. Estos tratamientos quirúrgicos pueden incluir:

  • Agentes inyectables. Ciertos materiales sintéticos pueden inyectarse en los tejidos alrededor de la uretra; estos pueden mejorar la capacidad de cierre del esfínter pero los resultados no son excelentes y múltiples inyecciones pueden ser necesarias.
  • Colposuspensión: objetivo de este procedimiento quirúrgico para la incontinencia es “levantar y apoyar” los tejidos cercanos al cuello de la vejiga y la parte superior de la uretra. Suele utilizarse en combinación con otros procedimientos para tratar a una mujer con incontinencia urinaria de esfuerzo con prolapso de vejiga asociado.
  • Cabestrillos uretrales: los cabestrillos uretrales representan la intervención quirúrgica más frecuentemente realizada en Europa para las mujeres con incontinencia urinaria de esfuerzo; los “slings” deben ser hechos de monofilamento, material no absorbible (típicamente de polipropileno) y con un tamaño de poro relativamente grande (macroporoso). Objetivo de la cirugía es sostener la uretra y las tasas de curación clínica reportados son superiores a 85%. Los cabestrillos se utilizan también para los hombres con incontinencia de esfuerzo. La técnica utiliza una malla y puede aliviar o eliminar los síntomas de la incontinencia de esfuerzo en algunos hombres.
  • Esfínter Urinario Artificial: este dispositivo se utiliza principalmente para tratar a los hombres, pero puede utilizarse también en mujeres. Un manguito, que se ajusta alrededor de la uretra, reemplaza la función del esfínter. Tubos hidráulicos conectan el manguito a un reservorio posicionado en la región pélvica y a la bomba, en el escroto,  que se activa de forma y abre y cierra el esfínter. La satisfacción tras la cirugía llega alrededor del 98%.

Last Updated on by Marco Cosentino