¿Qué es la fimosis?

La fimosis, o como se le llama médicamente sclerosis del prepucio,  es un cuadro clínico caracterizado por la imposibilidad total o parcial para retraer el prepucio. El prepucio representa una estructura compuesta por piel y mucosa en ausencia de melanocitos; está muy bien vascularizada y es rica de inervación sensitiva (Corpúsculos de Meissner). El Dartos, al contrario, está constituido por músculo liso y fibras elásticas, está impregnado de receptores androgénicos y cumple funciones de protección, erógena e inmunológicas.

¿A cuánta gente afecta la fimosis?

La prevalencia, o gente afectada por este cuadro médico de la Fimosis varía dependiendo de la edad, pero podríamos generalizar:

  • 50% en el 1er año de vida
  • del 3% – 4% a los 6-7 años
  • del 1% a los 16 años
  • del 4% en prevalencia en edad adulta

Puede además modificarse dependiendo de la presencia de factores de riesgo como la mala higiene intima, la diabetes, infecciones de repetición, enfermedades vasculares y de la piel que pueden aumentar la prevalencia en hombres adultos hasta más del 30% – 40%.

¿Existen diferentes tipos de fimosis?

La escala que se utiliza para intentar clasificar la fimosis es la que se refiere al trabajo científico presentado de Kayaba et Al y que clasifica la retracción del prepucio en 4 grados siendo el I el más grave y el IV el menos grave (Figura 1).

fimosis_marco_cosentino

Además clasificamos la Fimosis en:

  • Primaria (fisiológica)
  • Secundaria (adquirida)
  • Patológica (sintomática).

¿Que tratamiento puedo realizarme?

El tratamiento de la Fimosis puede ser conservador o quirúrgico.

El tratamiento conservador prevé cuidadosa higiene y intentar la retirada del prepucio, progresivamente y a diario con aplicación previa de crema de cortisona. A partir de los tres años se pueden utilizarse cremas con corticoides al 0.05 – 0.1% sin problemas, dos veces al día durante más o menos 30 días y con una tasa de éxito 67-95 %.

El tratamiento quirúrgico es la circuncisión que puede ser parcial (o plastia del prepucio) o total. La circuncisión parcial (o plástica – Figuras 2 y 3) pretende conseguir un remanente de prepucio, completamente retráctil, que pueda cubrir el glande. La solución parcial, pero, está asociada a una mayor recurrencia de la fimosis, a fusión del remanente de piel al glande y a exceso de piel remanente. La Circuncisión total (Figura 4, Imagen 1) comporta la resección íntegra del prepucio dejando 1–2 mm de mucosa remanente, adyacente al surco balano-prepucial, para los puntos de sutura. La intervención se realiza de forma ambulatoria y en anestesia local y tiene una duración de más o menos 40 minutos. Se utiliza material de sutura especial, reabsorbible (los puntos caen solos) y las curas diarias son de simple ejecución.

Figura-1

fimosis_prepucio

Figura-2

operacion_fimosis

Figura-3

operacion_prepucio

Antes y después de una operación de fimosis

antes_y_después_operacion_fimosis

¿Complicaciones en el tratamiento de la fimosis?

Las complicaciones de la circuncisión están reportadas en literatura entre el 0 % y el 16% (media 1.5%) mientras las graves desde el 0% hasta el 2% (revisión sistemática Weiss 2010 en la que se incluyeron 16 estudios prospectivos de 12 países) y suelen dividirse en tempranas y tardías.

Incluimos en las tempranas: hemorragia; infección de la herida; fimosis/parafimosis; linfedema; lesión uretral; RAO (secundaria a vendaje).

En las tardías: piel redundante; ulcera meatal; estenosis meatal; formación de adherencias; necrosis tisular; hipospadia.

La gran mayoría de las complicaciones de la circuncisión suelen resolverse de forma espontánea con aplicaciones tópicas de hielo o antiinflamatorios y muy raramente se soluciona el problema en quirófano; la presencia de las erecciones involuntarias (sobre todo las nocturnas) puede retrasar la curación espontánea de la herida o hacer que la herida presente márgenes irregulares.

Last Updated on by Marco Cosentino