Infertilidad y Varicocele. Problemas comunes en la reproducción sexual.

¿Qué es la infertilidad?

La infertilidad masculina o femenina se define como la incapacidad para concebir dentro de un año desde el inicio de las relaciones sexuales sin protección. El problema de la fertilidad masculina ha asumido más importancia en los últimos años y representa actualmente un importante problema de salud pública.

Se puede clasificar en:

  • Primaria, cuando nunca ha sido fértil
  • Secundaria, cuando haya sido previamente fértil y ahora es infértil. Normalmente, la posibilidad de lograr el embarazo es del 20% – 25% al primer mes; el 75%, logrará un embarazo después de 6 meses de intentos y más de 90% de parejas, lograran un embarazo después de un año de intentos no protegidos.

¿Cuales son las causas más comunes de la infertilidad?

Las causas más comunes de infertilidad primaria y secundaria son:

  • El varicocele
  • Antecedentes familiares de infertilidad
  • Abortos involuntarios
  • Antecedentes de criptorquidia
  • La torsión testicular
  • El uso de drogas o tratamientos con medicamentos
  • Las infecciones de las vías urinarias
  • Trastornos endocrinos
  • Anomalías cromosómicas
  • La radioterapia y la quimioterapia
  • Cirugía inguinal, espinal y retroperitoneal
  • La fibrosis quística;

Aunque el varicocele es la causa más común de infertilidad primaria y secundaria.

 

¿Qué es la enfermedad del Varicocele?

El varicocele es la causa más común y corregible de infertilidad masculina tanto primaria cuanto secundaria; Su prevalencia en la población se estima entre el 21% y el 41%, se encuentra en alrededor del 35% de los hombres con infertilidad primaria y en el 75% de los hombres con infertilidad secundaria.

Se define como una dilatación varicosa de una vena del plexo pampiniforme y su incidencia en el lado izquierdo es mayor que en el derecho debido a razones anatómicas (ángulo de inserción de la vena gonadal en la vena renal izquierda).Su presencia puede estar asociada con retraso del crecimiento y desarrollo testicular ipsilateral, síntomas de malestar o dolor y la infertilidad.

¿Como se diagnostica el Varicocele? ¿Qué tratamientos existen?

normal_Varicocele

En el 1971, Dubin y Amelar publicaron una clasificación de varicocele basado en la exploración física según la cual se puede clasificar en:

  • Varicocele de Grado 1: palpable sólo durante la maniobra de Valsalva;
  • Varicocele de Grado 2: palpable en reposo, pero no visible;
  • Varicocele del Grado 3: visible y palpable en reposo. Además, el varicocele subclínico se define como el varicocele no palpable y no visible en reposo o durante la maniobra de Valsalva, pero demostrado por pruebas especiales (estudio ECO-Doppler). El diagnóstico se obtiene por lo tanto a través de la exploración física del escroto y se confirma con el ECO-Doppler testicular.

Hay varias opciones de tratamiento una vez diagnosticado el varicocele, siendo la cirugía una opción no necesariamente obligatoria. Se varía desde la laparoscopia, la ligadura de las venas, la embolización y la microcirugía. La evidencia actual indica que la microcirugía para el tratamiento del varicocele representa la forma más eficaz y con menos morbilidad entre las diferentes opciones terapéuticas. Sin embargo, debido a su alta complejidad como la técnica quirúrgica y el costo de los materiales (instrumentos de microcirugía y el microscopio para aumentos), la varicocelectomía microcirugíca se realiza en muy pocos centros en Europa y la mayoría de los cirujanos todavía ofrece “otras” soluciones que no tienen los mismos resultados.

Varicocele Microquirúrgico

La reparación microquirúrgica del varicocele es considerada, entre los expertos, el estándar para varicocelectomía en los adolescentes y en los adultos debido a su bajo grado de recurrencia y la baja tasa de complicaciones respecto a cualquier otra técnica. El objetivo de la cirugía es mejorar los parámetros seminales para mejorar la fertilidad masculina; la reducción del dolor no se considera el objetivo principal de esta intervención y hay otras opciones terapéuticas, como la denervación del cordón espermático, que deben ser consideradas en este caso.

La varicocelectomía microquirúrgica tiene un alto potencial como técnica que puede evitar el recurso a técnicas de reproducción artificial y puede “bajar” el nivel de estas pasando, por ejemplo, desde la fertilización in vitro a la inseminación artificial.

Las principales ventajas de la microcirugía en la corrección del varicocele incluyen la posibilidad de preservar los vasos linfáticos a través de la magnificación, y la tasa de recurrencia que es mucho más baja respecto a las otras técnicas, sclero-embolizacion incluida. Se realiza bajo anestesia local y en forma ambulatoria, la incisión quirúrgica es pequeña y a nivel “muy bajo” (alrededor de 3 cm, y la raíz del escroto) y las complicaciones son mínimas y todas a nivel local; son manejables con antiinflamatorios orales, hielo tópico (no en contacto con la piel) y con el uso de un suspensorio escrotal.