¿Qué es la Disfunción eréctil o Impotencia sexual?

La disfunción eréctil o también llamada impotencia masculina consiste en la incapacidad, por parte del hombre, de conseguir o mantener una erección que pueda permitir una relación sexual satisfactoria.

La disfunción eréctil masculina tiene que ser diferenciada de otros problemas de la esfera sexual como:

  • La falta de deseo
  • Las alteraciones del orgasmo
  • La eyaculación precoz
  • La eyaculación retrasada y la aneyaculación o ausencia de eyaculaciones

La disfunción eréctil es un problema muy común y que puede tener importante repercusiones en ámbito personal, en las relaciones con la pareja o en el entorno social.

Varios son los factores responsables de la impotencia sexual así como varios serán los tratamientos que el profesional podrá aconsejar al paciente dependiendo de la causa, de sus condiciones clínicas y de la gravedad del síntoma.

Tratamiento de la disfunción eréctil o impotencia sexual masculina

sistema_vacio_marco_cosentinoEl tratamiento médico de la disfunción eréctil o impotencia eréctil prevé, antes de llegar a la cirugía protésica , que puede ser también ambulatoria, la utilización de medicamentos tanto por vía oral o por vía intra-uretal (gel dentro el conducto de la orina) o por inyección directa en el pene.

Otra alternativa valida y eficaz que puede ofrecerse a los pacientes para el tratamiento médico de la disfunción eréctil es el “sistema de vacío”, que consiste en colocar el pene a través de un cilindro especial que crea el vacío que, a su vez, hace que la sangre entre en el pene y el pene se quede erecto.

Para evitar que la sangre refluya y que el pene se afloje, se utiliza un aro de silicona que se aplica fácilmente a la base del pene (durante la creación del vacío) y que se quita al acabar la relación sexual.

Todos estos remedios tienen sus indicaciones médicas y sus contraindicaciones pero, en general, todos son seguros y pueden ser utilizados por la mayoría de personas que los necesitan. Los medicamentos que se utilizan por vía oral (los comprimidos orales), al contrario de lo que escucha habitualmente, no provocan infartos y pueden ser utilizados con seguridad, pero con algunas precauciones, incluso en paciente con problemas cardiovasculares previa autorización médica.

Tanto los comprimidos orales cuanto el gel intra-uretral, las inyecciones en el pene (inyecciones intra-cavernosas) y el sistema de vacío, tienen que ser tomados o utilizados de forma correcta según la indicación del especialista. De lo contrario, pueden aparecer efectos adversos o los efectos “visibles” pueden ser solo parciales o nulos. No existe el tratamiento ideal, cada paciente puede responder o estar más satisfecho con una cosa o con otra y a menudo hay que probar diferentes remedios antes de encontrar el que funcione mejor para el paciente.